“Home Office”

Productividad laboral durante la cuarentena




01.- Acondiciona un espacio de trabajo cómodo

Antes de que llegue el día en el que no salgas de tu hogar para trabajar, adelántate a la situación y prepara tu lugar idóneo de producción. Debes de pensar que ese espacio preponderantemente debe de cumplir con las funciones de tu oficina; es decir, no debe de ser un lugar “muy cómodo”. Así que olvídate de llevar tu laptop a la cama o al sillón. Debe de ser un área en la que tu atención pueda ser enfocada a tus metas y deberes. En la medida de lo posible debe de ser un lugar aislado del resto de los espacios comunes de tu casa; evita trabajar en la sala, el cuarto de TV, el comedor o cualquier lugar en el que transite cualquier familiar o roomie. Lo recomendable es utilizar un cuarto de estudio o, en su defecto, una alcoba propia.



02.- Horarios específicos

Recuerda que así como tienes un horario de trabajo dentro de una oficina, vas a tener un horario de productividad en tu casa. Eso quiere decir que tus responsabilidades no dejarán de ser medibles por algún superior. En este punto es sugerible establecer un horario específico, en el que puedas medir tus avances cada dos horas, esto con la finalidad de que te concentres en lapsos específicos y no pierdas de vista tus metas.



03.- Metas específicas cada día

Establece un método estricto de producción con antelación diaria. Lo ideal es que en la noche dediques al menos cinco minutos de estratificación de tus responsabilidades: dar seguimientos a pendientes y establecer propuestas en tu jornada del día siguiente.



04.- Estratifica prioridades

Cuando estés definiendo tu plan de trabajo, destaca cuáles son las prioridades que te competen, en otras palabras, prioriza qué debes hacer cuanto antes en relación a tus objetivos.


05.- Planea breves descansos entre cada objetivo

Puedes plantear bloques de tiempo en el cual se debe de atender algún aspecto de tu trabajo y entre cada uno de ellos, descansar. También podrías planear estos descansos conforme al alcance de algún objetivo diario; sin embargo, debes de ser consciente de que los periodos de trabajo y de descanso no deben de ser muy amplios. Por un lado, un periodo de trabajo largo te puede estresar, tomando en cuenta que vas a estar encerrado en tu casa; y por el otro lado, un periodo de descanso prolongado podría provocar que te distraigas con facilidad.


06.- Evita distracciones

Este punto podrá resultar obvio, pero no está de más recordar que desde que planificas tu espacio de trabajo, debes de pensar que en la casa van a estar más personas, que harán uso de áreas comunes, verán la televisión, pondrán música o pasearán constantemente en toda la casa. Así que evita todos los distractores posibles. El uso de tu teléfono inteligente debe de ser para trabajar: contactar a tu equipo de trabajo, proveedores, etc. Evita atender redes sociales, juegos o lo que sea que te pueda quitar más de dos minutos de tu atención.


07.- Mantén claros los objetivos de la empresa

Perder la perspectiva en una situación de aislamiento es un escenario bastante común. Para evitar esta situación debes de recordar constantemente cuáles son tus prioridades. Si es necesario dejar algún letrero cerca de donde estés que te mantenga enfocado, hazlo. También puedes utilizar post-it, rótulos o cualquier cosa que se le asemeje para mantenerte concentrado.


08.- Encuentra una forma de cambiar tu entorno

La idea de este punto es variar, en la medida de lo posible, tu entorno. Trabajar cerca de una ventana, tener plantas a tu alrededor o cualquier distractor menor que pueda hacer alguna diferencia, te ayudará a tener la sensación de que estás en otro lado. Esto te puede mantener motivado durante el aislamiento en casa.


09.- Organiza el flujo de trabajo

Sostén una dinámica constante organizacional. Durante los periodos largos de trabajo sin contacto directo con tu equipo o con tu jefe puede hacerte lento, distraído o confiado. Para evitarlo, compara constantemente tu productividad en distintos periodos .


10.- Disfruta todo lo que puedas

Recuerda que el aislamiento domiciliario establecido por la Secretaría de Salud compete a un fenómeno que perjudica a todos los sectores sociales. Por esto, es esencial no caer en pesimismo. Si puedes realizar alguna actividad que te funcione como distractor, es altamente recomendable que la efectúes. Hacer ejercicio en casa, pintar, tocar algún instrumento musical, convivir con tu familia, jugar juegos de mesa o lo que sea que propicie una sana relación entre cohabitantes del espacio en el que vives, es recomendable.



Textos by. Infobae.com






18 vistas

© 2016-2020 by Eobo Agencia / Bogotá - Colombia